CALENDARIO APÍCOLA – PRIMAVERA

 

 

 

Tiempo de lectura: 7 minutos

 

Cada primavera el apicultor hace más o menos las mismas actividades. Así, a principios de la primavera, la persona que cría abejas tiene que revisar cada colmena para ver si la abeja reina sigue viva y todavía es capaz de poner huevos.

 

 

Contenido()

    Actividades apícolas de primavera

    Las colmenas de los apicultores tienen que ser inspeccionadas cuidadosamente para identificar la posible enfermedad y asegurarse de que las abejas tienen comida para durar hasta la primera producción de miel del año.

    Aunque las abejas parezcan estar sanas, es mejor darles varios medicamentos para prevenir el brote de diferentes enfermedades de las abejas. En esta época es aconsejable revisar cada colonia y enjambre al menos una vez cada dos semanas y darles el tratamiento necesario.

    Cuando las abejas ocupan siete cuadros en el nivel superior, ya es hora de añadir un nuevo nivel.

    Dos semanas antes de la recolección del néctar hay que detener la administración del medicamento para asegurarse de que no contamine la pureza de la miel.

     

     

    Colmenas

    ¿Qué tiene que hacer un apicultor en primavera?

     

    • 1.Preparar el colmenar y la colmena para la próxima temporada de apicultura

    Cuando la primavera comienza, el apicultor ha perdido el trabajo que tenía que hacer en su colmenar. Esto en los primeros días de marzo (si el clima es lo suficientemente cálido), el colmenar debe ser limpiado, la nieve restante debe ser removida con pala, las hojas y ramas caídas en el suelo durante el invierno deben ser retiradas.

    Las colmenas deben colocarse correctamente con la entrada dirigida hacia el sudeste para que las abejas aprovechen al máximo el calor del sol.

    Las entradas de las colmenas se limpian y las abejas muertas en ellas se retiran. La valla de protección alrededor del colmenar debe ser retirada para proteger a las abejas de los vientos fríos a principios de la primavera.

     

    • 2. Supervisión del vuelo de limpieza

    Las abejas no defecan dentro de la colmena. Así, en invierno acumulan en sus intestinos muchos residuos que deben ser eliminados en primavera. Así, cuando la temperatura exterior alcanza los 15 grados centígrados es el momento de estimular los vuelos de limpieza.

    Si todavía hay nieve en el colmenar, es aconsejable cubrir el suelo con paja. Las entradas de las colmenas se abren y la parte superior de las cajas de las colmenas se levanta un poco para permitir que los rayos del sol penetren en la colmena. Esto determinará que las abejas salgan de la colmena y hagan su vuelo de limpieza.

    Cuando el vuelo termina, las entradas de las colmenas se reducen a un ancho de 3 cm y la parte superior de las colmenas se coloca en su posición normal.

    Es el momento en que algunos apicultores introducen en el centro de la colmena un panal vacío en el que vierten 1-2 kilos de jarabe de azúcar tibio.

     

    • 3. La primera inspección de la colmena y el ajuste del nido

    Cuando el clima es suficientemente cálido, es hora de hacer la primera inspección de la colmena, durante la cual los apicultores evalúan el bienestar general de las colonias de abejas.

    También es el momento de hacer un poco de ajuste del nido.

    El apicultor tiene que asegurarse de que hay suficiente comida en cada colmena y que las abejas reinas siguen vivas. Lo último se puede hacer buscando los huevos. Si no hay huevos, no hay necesidad de entrar en pánico ya que algunas abejas reinas empiezan a poner huevos más tarde en primavera. Por esta razón es mejor repetir la inspección después de una semana.

    Durante esta primera inspección el apicultor debe quitar los panales mohosos, los que tienen manchas de diarrea y los que tienen demasiadas celdas de zánganos.

    Se ha observado que una colonia de abejas se desarrolla mejor si se mantiene el nivel de temperatura ideal. Para ello, es necesario deshuesar el nido.

    El panal lleno de huevos y larvas se coloca en el medio entre los panales llenos de miel y polen. Dentro de la colmena sólo quedan los panales que las abejas pueden cubrir por completo.

    Toda la colonia de abejas debe tener de 4 a 5 kilos de almacenamiento de miel. Preste atención a no matar a la abeja reina durante todas estas actividades.

    También es aconsejable trasladar a las familias de abejas a cajas de colmena que hayan sido limpiadas, reparadas y desinfectadas.

     

    • 4. Salvar a las abejas hambrientas

    Salvar las colonias de abejas que han agotado su almacenamiento de alimentos no es una operación complicada y puede ser fácilmente realizada por un apicultor principiante también.

    Para ello, el apicultor puede utilizar la miel que otras familias de abejas del colmenar ya no necesitan. La miel en panal o la miel líquida también puede ser utilizada para salvar a los insectos hambrientos.

    Si la colonia de abejas hambrientas no tiene panales disponibles dentro de la colmena, entonces estos se toman de otras colmenas. Si no hay panales disponibles, entonces se puede usar miel tibia y diluida que tiene que ser vertida en nuevos panales.

    Las abejas también pueden alimentarse con pasteles hechos de miel cristalizada y azúcar en polvo o con sorbete de azúcar. Estos pasteles se colocan en la parte superior de los cuadros.

    Sin embargo, se debe prestar la máxima atención para no alimentar demasiado a la colonia. Si las abejas reciben demasiado alimento, entonces el equilibrio de la colmena podría verse afectado.

     

    • 5. Redondeando los almacenes de polen

    Para el desarrollo de la nueva generación de abejas se necesita mucha miel y polen. La ausencia de polen es un problema serio. Para evitarlo, se mezclan cantidades iguales de miel y polen y se remueve hasta obtener una pasta homogénea; con esta pasta se forman pasteles que se ponen encima de los marcos.

     

    • 6. Saneamiento de la colmena

    Las colmenas tienen que desinfectarse para preservar la salud de la colonia de abejas que vive dentro de cada colmena.

    Las familias de abejas deben ser trasladadas en cajas de colmena que han sido previamente limpiadas y desinfectadas.

    Los restos de cera de abejas y propóleos tienen que ser sacados de la colmena y lo mismo ocurre con las manchas de diarrea. El proceso de desinfección se realiza limpiando la caja con una solución especial.

    El proceso se completa una vez que la caja se seca y se abrocha.

     

    • 7. Ensanchando los nidos

    Esta es una operación muy importante si consideramos que la intervención del apicultor puede hacer mucho bien pero también mucho daño si no se realiza correctamente.

    El nido debe ser ampliado para permitir a la abeja reina poner sus huevos. Sin embargo, hay ciertos elementos que deben considerarse antes de iniciar cualquier actividad:

     

    • Hay suficientes abejas niñeras para todos los huevos; si no hay suficientes «niñeras» la larva no obtendrá suficiente jalea real.
    • Hay abundantes almacenes de polen dentro de la colmena.
    • Condiciones climáticas externas
    • Estado de la colmena

     

    Cuando todos los panales de miel (espera los de los bordes que están llenos de miel y polen) están llenos de huevos es hora de proceder a ensanchar el nido.

    Se coloca un nuevo panal entre el de huevos y el de miel. Cuando éste también está lleno de huevos, es el momento de poner otro y la operación se repite de acuerdo con el crecimiento de la población de abejas.

    Se puede determinar que la abeja reina pone huevos en los nuevos panales salpicándolos con agua tibia o miel diluida.

    El ensanchamiento del nido se puede hacer con la ayuda de un panal artificial. Este panal se coloca después del último panal lleno de huevos y cuando la mitad de sus celdillas se han formado, se mueve en el medio de la colmena.

    Estas técnicas se aplican a las colmenas horizontales o verticales con espacio de almacenamiento.

    Para las colmenas multicapas se utilizan otras técnicas de ensanchamiento. En este caso el ensanchamiento se hace invirtiendo las cajas y los marcos.

     

    • 8. Fortalecimiento de las colonias de abejas débiles

    Por mucho que lo intente, siempre habrá colonias de abejas que no se desarrollen como deberían. Para fortalecer una colonia de abejas, el apicultor toma cuadros con cría de abejas de familias poderosas y los pone en las colmenas de las familias débiles.

     

    Vídeo - 10 TIPS PARA TENER UNA COLMENA FUERTE EN LA FLORACIÓN

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir